Hijo del Campo

Por Patricia Salgueiro
9 de Abril de 2017

Los acordes camperos invitan a los espectadores a introducirse en un espacio reducido a las tareas que ordinariamente se ejecutan con  una rutina inmodificable.

La rudeza es el rasgo que  caracteriza no sólo el trabajo rural en un campo patagónico, sino también  los vínculos familiares comandados por un patriarcado despiadado e intolerante que obliga con violencia a aceptar como ovejas mansas un único camino y obtura la libertad de elegir otras formas de hacer y ser.

El silencio de una voz indispensable, la madre,  para contrarrestar la brutalidad ejercida por padre y hermanos, se resuelve con  resignación en un reiterado “por algo será “.

El campo, en esencia espacio abierto, extenso y natural se vuelve asfixiante  y hostil. No hay lugar para los que perciben de otro modo la vida y la única salida es el destierro.

Sensible  actuación de Martín Marcou y su  representación de la lengua del hombre rural , excelente.

El  acompañamiento musical y la voz de Carolina Curei refuerzan la ambientación y ofrecen una amena pausa reflexiva. Excelente.

La escenografía  simple y con detalles esenciales y funcionales.

La iluminación de Gonzalo Pérez , extraña luz azulada para indicar el amanecer y oportuna para crear intimidad.

Una obra muy recomendable.

CALIFICACIÓN: Calificación: 4 / 5

Ficha técnica

Hijo del Campo

Título: Hijo del Campo

Autor: Martín Marcou

Elenco: Carolina Curci, Martín Marcou

Director: Martín Marcou, Leandro Martínez

Sala: ESPACIO TOLE TOLE TEATRO - Pasteur 683 - CABA - 3972-4042

Funciones: Sábado - 20:30 hs - Hasta el 24/06/2017

Valor: $100